martes, 15 de diciembre de 2009

Sanar con las manos (2ª parte)

Uniendo entonces la intención del terapeuta, con la intención de la persona que se presta a la terapia vemos posibles cambios importantes.

Queda una pregunta importante por hacernos ¿Puede una persona que no este iniciada en Reiki o en otra disciplina energética transmitir energía? La respuesta es si.

Actualmente la física cuántica está realizando descubrimientos que hace tan solo unos años nos habrían parecido increíbles. Como la fuerza del pensamiento hacía una intención determinada puede hacer variar el estado de la materia. Esto nos hace reflexionar en como una persona con una intención sana, puede ayudar a otra que en ese momento este enferma.

Por eso invito a aquellas personas con inquietud sobre las palabras que escribo que pongan en práctica lo que aquí expongo. Cuando un ser cercano se encuentre enfermo o haya sufrido un accidente, coloquen sus manos en el punto donde se encuentre la dolencia o en la frente si no es posible colocarlas en esa zona. Pónganlas durante unos minutos con una intención clara. No pierden nada, no vale ningún dinero y sin embargo están transmitiendo lo más valioso que el universo posee. Hagan la prueba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario