miércoles, 2 de diciembre de 2009

Séptimo chacra

Localizado en el vértex craneal, en el centro del cráneo. Se relaciona con la luz pura y con el color índigo. Gobierna el cerebro en general, la glándula epífisis y el sistema neurológico. Sahasrara en sánscrito (multiplicado por mil).

Su principal emoción es la felicidad auténtica, la paz interna al sentirse unido al universo.

Desarrolla principios universales de aceptación y respeto, a la ved que nos da la sabiduría de que todos los actos que realizamos están guiados por una fuente superior. Las creencias familiares, religiosas, del país o del ambiente cercano condicionarán una mayor o menor apertura de este centro.

Se abre al reino de la mente superior, viéndolo todo en su totalidad. Comprendemos y confiamos, dejándonos guiar por el alma y las señales de la vida.

Vemos más allá en el sentido de la crisis (una palabra muy de moda últimamente), traspasando el mundo material y/o emocional. Con este centro en equilibrio proporcionamos también salud y transformación a nuestro mundo más cercano.

Este chacra nos proporciona la certeza, de no existencia de ninguna separación entre las realidades existentes, todas nacen de la misma fuente de vida. Un poder superior nos dirige con amor. Cuando esto se hace una realidad en nosotros, saldremos adelante en tiempos difíciles y experimentaremos cada vez una felicidad mayor.

El arquetipo positivo es la persona que sabe exactamente quien es. Son conscientes de la fuerza divina que les recorre identificándose con ella. Dejan que la vida fluya a trabes de ellos y la interiorizan en la conciencia más profunda de su ser.

El arquetipo negativo, es quien debido a su falta de toma de tierra (chacra 1) y a la falta de consciencia sobre si mismo, convierte su entorno y sus problemas en causas y motivos de espiritualización exagerada. Se mueven en un radicalismo exagerado y creen haber conectado con la luz y a no tener gran cosa que trabajar en este mundo.

Este centro no se bloquea, simplemente puede estar más o menos desarrollado. Con este centro poco desarrollado, no entendemos el por que de las situaciones que atravesamos, y mucho menos pensamos que sean por un buen fin. Sin embargo con un séptimo chacra desarrollado sientes como todo en la vida tiene un sentido y un fin, tomas comprensión sobre las crisis de la vida y unes corazón y mente, para dar el paso de abrirte hacia la espiritualidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario