martes, 23 de febrero de 2010

Arolo Tifar. Capítulo IV.

Como hemos explicado en los anteriores artículos, en esta técnica energética trabajamos en cincos campos principales, que a su vez se dividen en campos internos y campos externos. Una afectación en un campo externo puede provocar un desequilibrio en un campo interno, que es lo que provocará una desarmonía y en última instancia, la enfermedad.

En el tratamiento en Arolo Tifar buscamos la causa raíz que tiene en ese momento la persona y también los campos secundarios que puedan estar afectados. Una vez hallados el campo principal y los campos secundarios mediante un test, introducimos la energía necesaria para que cada uno de ellos vuelva a funcionar con normalidad.

En general, cuando utilizamos la terapia energética en cualquiera de sus variables (Arolo Tifar, Reiki, Cromosíntesis) el resultado que buscamos siempre es que la propia persona tenga la energía suficiente para poder realizar los cambios que le lleven a un estado de salud óptimo, a todos los niveles: físico, emocional, mental y espiritual. La salud Holística.

martes, 16 de febrero de 2010

Arolo Tifar. Capítulo III.

La energía tiene casi las mismas cualidades que el agua. Para llevar agua desde un lugar a otro, precisamos de un conducto de agua. Lo mismo ocurre con las corrientes de energía por muy sutiles que éstas lleguen a ser. Para que nuestra energía pueda fluir, la naturaleza ha desarrollado un sistema muy especial. Cuando una corriente energética fluye, ésta toma consciencia por medio de una segunda corriente energética que fluye en dirección opuesta a la primera. Ambas corrientes se atraen recíprocamente y se dan la cohesión necesaria para no deshacerse. Por así decirlo tenemos una corriente de energía interna y otra externa, un plano interior y otro plano exterior.

Si a causa de una enfermedad se origina una perturbación en el plano interior, después de un tiempo, esta perturbación acabará teniendo repercusiones en el plano exterior. De esta forma se origina un plano problemático, cuya desarmonía se hará visible por medio de los síntomas de la enfermedad.

En Arolo Tifar observamos al ser humano siempre en su totalidad y nunca en los diferentes síntomas de su enfermedad. Esto nos lleva a diferenciar lo que es un síntoma, el cual la persona afectada puede darle una gran importancia, de lo que es la causa raíz que es lo que hace que ese síntoma aflore a la superficie.
Cap. II           Cap. IV

jueves, 11 de febrero de 2010

Arolo Tifar. Capítulo II

En el anterior capítulo veíamos como el triángulo representaba el equilibrio entre lo humano y lo espiritual. Esta representación también la podemos observar en el ser humano. El cuerpo se encuentra dividido por la mitad, sobre todo en su parte abdominal, separando su parte izquierda de la derecha separa también dos corrientes brutas de energía, el masculino y el femenino, el positivo y el negativo, el ying y el yang.

Horizontalmente la pirámide (o triángulo) se divide también en otros cinco campos:
- Materia: Accidentes, enfermedades orgánicas, problemas materiales, etc.
- Energía: Demasiada o poca energía física, los chacras tienen demasiada o demasiada poca energía, fatiga crónica, bloqueos energéticos. Depresiones. Nerviosismo o fatiga continuada.
- Psíquico, emocional: Conflictos en la vida diaria, emociones no resueltas, pensamientos repetitivos, pensamientos bloqueados.
- Mente: Sentimientos, sentimientos bloqueados, traumas de la infancia.
- Espiritual: Aprendizajes de la propia evolución espiritual (Karma), que todavía no hemos solucionado o que se encuentran en su proceso inicial o final. La parte espiritual nunca puede tener demasiada poca energía, todo ser humano recibe su justo aprendizaje espiritual. Un exceso de energía espiritual en una persona se manifiesta cuando se crea karma o no puede seguir el ritmo de su aprendizaje kármico espiritual.
Cap. I             Cap. III

lunes, 1 de febrero de 2010

Terapia energética Atlantis Arolo Tifar. Primera parte.

Esta terapia energética está fundamentada en el Reiki también como energía base. Con Arolo Tifar nos encontramos con que su frecuencia energética es mucho más sutil. Por ello, a la hora de aplicarla a una persona, los resultados que obtengamos también serán más penetrantes al llevar la corriente energética allá donde más se necesita. El Reiki se puede trabajar conjuntamente con Arolo Tifar o realizarlo por sí solo.

Los comienzos de esta disciplina se pierden en el origen de los tiempos. Al igual que en Reiki, en Arolo Tifar se trabaja con símbolos específicos.

Estos símbolos nacen en la extinguida Atlántida, por ello esta terapia se denomina Atlantis Arolo Tifar, y fueron utilizados por los pobladores de este continente. Su redescubridor fue Eckard Strohm.La base de esta terapia es el triángulo. Desde la antigüedad el triángulo se ha establecido como símbolo de la trinidad de Dios, compuesta por la fuerza del Padre, la del hijo (Cristo) y la de la Madre. Simbólicamente este triángulo o pirámide representa al ser humano y el equilibrio que existe entre lo divino (espiritual) y la parte material del ser humano. Una enfermedad se manifiesta por un comportamiento desequilibrado entre la actitud divina y la parte material de la persona.