jueves, 11 de febrero de 2010

Arolo Tifar. Capítulo II

En el anterior capítulo veíamos como el triángulo representaba el equilibrio entre lo humano y lo espiritual. Esta representación también la podemos observar en el ser humano. El cuerpo se encuentra dividido por la mitad, sobre todo en su parte abdominal, separando su parte izquierda de la derecha separa también dos corrientes brutas de energía, el masculino y el femenino, el positivo y el negativo, el ying y el yang.

Horizontalmente la pirámide (o triángulo) se divide también en otros cinco campos:
- Materia: Accidentes, enfermedades orgánicas, problemas materiales, etc.
- Energía: Demasiada o poca energía física, los chacras tienen demasiada o demasiada poca energía, fatiga crónica, bloqueos energéticos. Depresiones. Nerviosismo o fatiga continuada.
- Psíquico, emocional: Conflictos en la vida diaria, emociones no resueltas, pensamientos repetitivos, pensamientos bloqueados.
- Mente: Sentimientos, sentimientos bloqueados, traumas de la infancia.
- Espiritual: Aprendizajes de la propia evolución espiritual (Karma), que todavía no hemos solucionado o que se encuentran en su proceso inicial o final. La parte espiritual nunca puede tener demasiada poca energía, todo ser humano recibe su justo aprendizaje espiritual. Un exceso de energía espiritual en una persona se manifiesta cuando se crea karma o no puede seguir el ritmo de su aprendizaje kármico espiritual.
Cap. I             Cap. III

No hay comentarios:

Publicar un comentario