lunes, 22 de marzo de 2010

Reiki con minerales. Primera parte.


Los minerales forman parte de nuestro planeta desde que se formó. Son las venas y arterias que nutren energéticamente el planeta azul llamado Tierra. Algunos de ellos llegan a valer auténticas fortunas, y en naciones menos desarrolladas del continenete africano justifican toda clase de atropellos y genocidios por su valor y su posesión.

Pero, ¿sirven para algo más que para poder lucir un objeto bonito en nuestro cuerpo, o para ser un detalle decorativo que quede bien en nuestros hogares? Evidentemente sí, por que si no, no le dedicaría tiempo en este blog.

Como he comentado anteriormente, los minerales son los vasos sanguíneos por los cuales circula la corriente energética de la Tierra. Por tanto el trabajo que pueden hacer por nosotros es bastante amplio. Cada mineral tiene sus propias características y propiedades. Hay que distinguir que tienen dos formas de aplicación diferentes: una sería la que podríamos utilizar en una terapía enérgetica y la otra la que utilizaríamos de forma personal para nosotros mismos.

En una terapia energética como Reiki, nos bastaría con que el terapeuta utilizara el color correspondiente a cada chacra y buscara un mineral que fuese de ese mismo color. Esto es bastante sencillo, pero tampoco hay que olvidarnos de la intuición y de la intención que pone el terapeuta a la hora de elegir la gema más apropiada para la persona que esta tratando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario