miércoles, 26 de enero de 2011

Geometría Sagrada. Cuarto capítulo.

Estos cinco poliedros regulares entran en resonancia con nuestro cuerpo, nuestra energía y nuestro espíritu.

- El tetraedro o pirámide. Se forma a partir del cubo, es la figura que representa la sexualidad. Actúa sobre toda la red de tejidos del organismo. Lleva calor donde se necesita y lo retira donde ya no hace falta. Nos eleva los ojos hacia el alma.

- El hexaedro o cubo. Es la materia del espacio. Es el tiempo avanzando. Nos protege, nos cubre y nos da peso y solidez. Es el cuerpo físico y en especial la célula. Es firmeza. Estabiliza la materia y asienta la energía en un lugar o proceso.

- El octaedro. Es un eslabón. El intersticio celular (la zona donde las células se nutren). Hace fluir la energía. Da aire y espacio a los sistemas. Lo forman dos pirámides de cuatro lados unidas en el infinito de la forma.
Cap. III          Cap. V

No hay comentarios:

Publicar un comentario