viernes, 27 de mayo de 2011

2012. Capítulo II.

Momentos intensos en los que cada uno intenta escapar de su problemática como bien puede. En estos momentos de escasez material también aumentan las discusiones familiares, ya se sabe, cuándo la pobreza entra por la puerta el amor salta por la ventana.

Las grandes corporaciones económicas y mercantiles del mundo siguen ingresando su tributo, sin importar demasiado lo que acontece a su alrededor, además aquí bien vale el refrán “a río revuelto, ganancia de pescadores”. Los actuales gobiernos incapaces de realizar ninguna acción, bailan títeres al son que les llega del capital financiero y los “mercados”. Las entidades financieras exprimen sus últimos cartuchos con los seres humanos que tienen entre sus garras, obviando su final.

Mientras tanto la Madre Tierra asiste a la expoliación de su patrimonio y a la contaminación de las aguas de sus océanos y ríos, la desforestación de los hermanos árboles, la aniquilación de especies animales que ya estaban aquí mucho antes que nosotros, etc. etc. Todo a favor de que nuestra sociedad occidental pueda disfrutar de todo el consumo que podamos hacer, cuanto más mejor. Cabe preguntarnos qué derecho tenemos a asesinar a animales y bosques enteros a favor de no se sabe muy bien qué motivo.
Cap. I         Cap. III

No hay comentarios:

Publicar un comentario