viernes, 15 de julio de 2011

2012. Capítulo V.

Para entenderlo un poco mejor, pasamos de preocuparnos y pensar básicamente en nosotros mismos a abrirnos a los demás y preocuparnos también por lo que le ocurre al resto de seres humanos y al planeta que nos cobija.

Una de las consecuencias de estos hechos es la crisis económica mundial. Avanzamos hacia una sociedad en la que cada vez con más fuerza las grandes corporaciones económicas toman el control financiero de países y continentes. Los gobiernos se pliegan ante las exigencias de estos grandes lobbies financieros, concentrando poder económico y político en manos de muy pocas personas. Lo más importante para estas compañías es la cuenta de resultados, poco importamos los seres que lo habitamos o la Tierra que lo sustenta.

Por lo que respecta a las personas normales y corrientes, poniendo como ejemplo nuestro país antes de que aterrizara esta crisis económica, un porcentaje muy alto tampoco le importaba demasiado cuál era el sufrimiento ajeno. Vivíamos inertes y más o menos ajustados al presupuesto que teníamos cada mes. Esto está cambiando y lo seguirá haciendo inexorablemente, por mucho que pese a unos y a otros.
Cap. IV          Cap. VI

No hay comentarios:

Publicar un comentario