domingo, 29 de septiembre de 2013

Curso la energía de los árboles, en el Pirineo aragonés

Los próximos 9 y 10 de noviembre de 2013 vamos a realizar un curso sobre la energía que aportan nuestros amigos los árboles. El curso será vivencial y lo desarrollaremos en el corazón del Pirineo aragonés, en las localidades de Broto, el valle de Ordesa y el valle de Bujaruelo, entre otros.

Visitaremos y trabajaremos con diferentes especies de venerables y centenarios árboles, a la vez que disfrutaremos del enorme encanto otoñal del Pirineo y de su energía.

Contenido:
  • Principio energético de La Tierra.
  • Los árboles, realidad física. La energía más coherente que existe.
  • La energía del árbol y cómo interactuar con ella para el beneficio mutuo.
  • Árboles: El abeto real, la abuela haya, la energía ascendente del abedul, la magia del tejo, el rey roble y la reina encina.
  • Los Ents, energías pobladoras de los bosques.
  • Elfos guerreros de la naturaleza, hadas protectoras naturales, duendes protectores del bosque, unicornios la pureza, dragones el poder.
  • Ejercicio, la conexión con lo propio.

Nos alojaremos en el hotel rural de Sarvise “Viña Oliván” y comeremos en el restaurante “La Tea” de Broto.

El curso tendrá lugar todo el sábado 9 de noviembre desde las 10 h de la mañana y el domingo 10 hasta las 18 h de la tarde aproximadamente.

El precio del curso es de 130 euros, incluye el curso y la comida del sábado que será de picnic.

Con alojamiento y manutención, llegando el viernes 8 de noviembre a la cena hasta el domingo con la comida, el precio del curso es de 230 euros.

También se puede facilitar el transporte desde Zaragoza y servicio de guardería mientras se desarrolla el curso.

Información e inscripciones en:
MANOS QUE CURAN, llamando al 976 445184 o escribiendo a info@manosquecuran.es

miércoles, 11 de septiembre de 2013

La Tierra. La energía del agua. Capítulo IV.

El ser humano se compone en más de un 70 por ciento de agua. Si no bebemos agua durante más de dos días morimos. La Tierra está formada aproximadamente por la misma cantidad de agua que poseemos los humanos en nuestra composición. Datos que hablan de la enorme importancia que tiene el líquido elemento para la vida.

Evidentemente el agua posee características energéticas propias. Como seguramente habrás podido comprobar en alguna ocasión, la sensación que produce darte un baño, por ejemplo, en una piscina de tu localidad, es completamente diferente a darte un chapuzón en un río de montaña. No es solo la temperatura lo que cambia, el agua que baja de la montaña (si no ha pasado ninguna población, mucho mejor) solo conoce la energía de su madre, la Tierra. En cambio el agua que nos encontramos en la piscina ha sido tratada químicamente, ha transitado por multitud de pueblos y ciudades y lógicamente ha perdido cualquier información o energía.

Esta energía que posee este agua es plenamente aprovechable por nosotros, los humanos.
Cap. III          Cap. V