sábado, 21 de diciembre de 2013

La energía de los árboles. Capítulo I.

Hubo un tiempo en que nuestra casa, la Tierra, era habitada por infinidad de enormes y poderosos árboles de todas las especies. Ese tiempo pasó hace demasiados siglos. En este tiempo el hombre y el árbol vivieron en una comunión energética perfecta, el árbol se sabía reconocido y el ser humano nutrido física, mental y espiritualmente.

Hoy tampoco está todo perdido, afortunadamente aún quedan unos cuantos supervivientes, que no se sabe muy bien cómo, consiguieron sobrevivir a la debacle producida, entre otros, por el hombre.

Los árboles llevan en nuestro planeta varios cientos de miles de años más que nosotros, el homo sapiens, poblando y llenando de sentido a Gea. El árbol es el ser vivo que más coherencia posee, por eso ha sido capaz de sobrevivir todo este tiempo.

Conectan sus raíces con la Tierra y expanden sus ramas hacia el Sol y el Cielo, haciendo de enormes antenas naturales comunicando cielo y tierra.

Si sabes escucharlos y reconocerlos te darán todo, sin pedirte nada… acaso un poco de respeto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario