miércoles, 5 de marzo de 2014

La energía de los árboles. El Rey Roble. Capítulo III.

Más fuerte que un roble”, una expresión que todos hemos oído alguna vez. No le falta razón a esta frase, el roble posee una de las maderas más fuertes que existen y si a este árbol se le permite, puede llegar a ser milenario.

Árbol sagrado para los celtas, consagrado a su rey. Muy unido al tejo, árbol también sagrado entre los celtas, el árbol del druida (consejero espiritual de las tribus celtas). Hoy en día aún podemos observar en algunos lugares privilegiados de Asturias como robles y tejos ocupan un mismo espacio.

Actualmente en la península quedan pocos reductos donde visitar un ejemplar de roble que tenga una antigüedad considerable. Los ejemplares que quedan están en su mayoría en el norte de la península. Debido a su madera, los robles han sido bastante esquilmados.

La principal característica energética del roble es su asentamiento, que da poder a la persona que sabe acercarse a él y escucharlo. No en vano era el rey de los árboles para los celtas. Un ejemplar lo suficientemente “mayor”, destila respeto, respeto que traspasa a la persona, sobre todo para sí misma. Nos brinda mayor seguridad en nosotros mismos y nos apoya en aquellas cosas que deseamos realizar y nos atemorizan un poco.
Cap. II        Cap. IV

No hay comentarios:

Publicar un comentario