martes, 22 de abril de 2014

La energía de los árboles. El laurel. Capítulo V.

Árbol consagrado por las tradiciones antiguas a la gloria y la victoria. En tiempos anteriores era habitual encontrarse con bosques de estos árboles, ahora podemos encontrar ejemplares aislados.

Para los romanos era el emblema del triunfo y la gloria, la inmortalidad que otorga la victoria; el triunfo interior sobre los propios demonios. Con sus ramas se coronaba a poetas, atletas, héroes, militares victoriosos y emperadores.

En la antigua Grecia estaba consagrado al Dios Apolo y consideraban que tenía el don de la inspiración y de la profecía.

El laurel también está estrechamente ligado a la fortuna. Desde tiempos antiguos se plantaba al lado de las casas para que trajera prosperidad a sus inquilinos. Aún hoy en día en el País Vasco cuando cae la desgracia sobre una familia se suele decir “esta casa está sin laurel”.

Favorece la concentración y es un buen estimulante mental.
Cap. IV         Cap. VI

No hay comentarios:

Publicar un comentario