domingo, 18 de enero de 2015

La Naturaleza del Color

Normalmente vivimos ajenos a nuestra verdadera naturaleza, se nos olvida o la perdemos. Vivimos y caminamos en un universo inmerso en la luz y el color. Este olvido hace que nos alejemos de nuestra realidad y olvidemos nuestra esencia.

Para que en nuestro planeta, la Tierra, pueda existir vida es necesaria la luz que proviene del Sol. Si no existiera la luz solar cualquier acción para producir vida sería en vano. Sin luz no hay oxígeno.

Ahondando un poco más en este aspecto, vemos que el espectro de luz solar (el famoso experimento de pasar la luz a través de un prisma) se descompone en una gama de colores que unidos forman los rayos del sol. No es de extrañar que todas las culturas ancestrales, egipcios, asirios, celtas o griegos tuvieran en el Sol uno de sus principales Dioses.

Cuando nos damos cuenta de que nuestra verdadera naturaleza es el color, podemos realmente volver a nuestra propia identidad. Es entonces cuando se abren mundos de infinitas posibilidades ante nosotros y aprendemos a interrelacionarnos con el color y a entenderlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario