jueves, 11 de febrero de 2016

La Alquimia y la Salud.

Muchas páginas se han llenado con esta palabra: Alquimia. Popularmente a la alquimia se la conoce como la ciencia por la cual hace miles de años los antiguos sabios intentaban convertir cualquier metal en oro. Eso no es del todo cierto.

Desde sus orígenes esta disciplina milenaria incluía aspectos de química, geología, medicina, física, astrología, metalurgia y conocimiento espiritual. Esto dio lugar a dos ramas: una rama exotérica, centrada en el trabajo con la materia y sus aplicaciones que evolucionó con el tiempo a la actual ciencia química; y otra la rama esotérica, que siguió también su evolución, menos visibles a ojos de la mayoría, cimentándose en los aspectos metafísicos y considerando las sustancias químicas, sus estados y procesos de transformación, como metáforas iniciáticas para la trasmutación de la realidad externa e interna.

La Alquimia esotérica se caracteriza por un lenguaje simbólico y críptico que fue cautelosamente empleado para la protección de una incalculable sabiduría. La trasmutación de metales corrientes en oro y la obtención de la panacea universal como máxima expresión. Su objetivo es el tránsito entre un estado personal imperfecto, enfermo, corruptible y efímero hacía un estado perfecto, sano y eterno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario